Cómo adelgazar hasta 20 kilos en 6 meses con el Balón Intragástrico y el seguimiento nutricional de la Clínica Roch

Tratar un problema tan grave como es la obesidad no es sencillo, pero gracias a los estudios y los avances médicos hoy en día es un poco más fácil. Un buen ejemplo de ello es el Balón Intragástrico, una solución médica mínimamente invasiva para tratar el problema de la obesidad y ayudar a perder peso de forma sana y sencilla a aquellas personas que desean y necesitan, por salud, perderlo rápidamente.

Balón Intragástrico, ¿en qué consiste el tratamiento?

El tratamiento con Balón Intragástrico de Clínica Roch consiste en la introducción de un balón de silicona en el estómago, que lo ocupa casi parcialmente, y aporta una sensación de saciedad constante y falta de apetito. Así, al disminuir la cantidad de alimentos ingeridos se favorece la pérdida considerable de peso casi sin notarlo.

Para la introducción del balón intragástrico en el estómago no hace falta cirugía, sino que se realiza vía endoscópica (por la boca), para lo que únicamente hace falta sedación. Inicialmente se introduce desinflado hasta el estómago y una vez allí se infla con una solución salina hasta alcanzar las 2/3 partes del volumen del estómago.

El proceso total de introducción e inflado dura aproximadamente 20 minutos. Tras la intervención, el paciente puede volver a su vida diaria, aunque los especialistas de Clínica Roch recomiendan beber mucho líquido y no realizar una actividad demasiado intensa los días posteriores, ya que es normal sufrir algunas molestias o incluso vómitos.

El objetivo del tratamiento: la reeducación alimentariabalon_intragastrico_sevilla

Una vez en el estómago el balón intragástrico permanece allí un máximo de 6 meses. Este tiempo equivale a la primera fase del tratamiento, la principal y en la que se pueden llegar a perder hasta 20 kilos, según la propia experiencia del equipo médico de Clínica Roch.

Durante esta primera fase se asienta la clave del tratamiento, y lo que ayudará a que los resultados obtenidos se mantengan en el tiempo: la reeducación alimentaria del paciente. Para ello, el balón intragástrico está acompañado de un programa de visitas continuas al área de Nutrición de Clínica Roch, donde el grupo de médicos expertos ayudan al paciente a configurar y mantener una dieta sana y equilibrada a su medida, estimularlo en su dieta y revisar el peso perdido.

Balón-Intragástrico-Clinica-Roch-SevillaPasados este periodo inicial, se retira el balón intragástrico de forma inversa, y comienza así la segunda fase que abarcará 6 meses más. En ésta se comprueba si el paciente ha adquirido los nuevos hábitos alimentarios de cara al futuro y se insiste en su control de alimentación y de peso. Según nuestra propia experiencia, en esta fase es normal que el paciente llegue a perder hasta 10 kilos más.

El resultado final del tratamiento, 12 meses después, es un paciente con hasta 30 kilos menos, lo que se traduce en una nueva figura, más ágil y ligera, y una mejora en la salud.